miércoles, 27 de junio de 2012

Teoría de las Mareas

Teorías de las Mareas Fundamentándonos en los Últimos Descubrimientos Astronómicos y Oceanográficos: 


RESUMEN  

     Las teorías convencionales que tratan de explicar el origen de las mareas, teorizan que los abombamientos mareomotrices de los mares, son el resultado final de las fuerzas gravitatorias del Sol y la Luna sobre la Tierra. Se involucra la fuerza centrifuga para tratar de explicar el por qué las mareas más altas no ocurren en el ecuador terrestre, donde evidentemente tenían que ocurrir las mareas más altas del planeta, por ser esta la ubicación del plano ecuatorial del Sistema Solar; partiendo del supuesto, que las mareas se originan por la atracción gravitatoria ejercida entre la Luna y el Sol.

     Los océanos no pueden estar siendo influenciados por las fuerzas centrifugas, si así fuera, entonces las mareas ecuatoriales tendrían que orientarse hacia el este o en la misma dirección en que gira la Tierra. Las fuerzas centrifugas orientan y expulsan masas en dirección a su rotación, no en la dirección contraria (las ondas de las mareas ecuatoriales se orientan en sentido oeste).

     El aprisionamiento planetario-satelital que comprime en el plano ecuatorial, a la Tierra y la Luna, el efecto de rezago de los mares ecuatoriales y los giros de grandes volúmenes de aguas oceánicas que se descomprimen desde el ecuador intertropical hacia las latitudes de los hemisferios de menor diámetro; son los principales factores y efectos que originan las mareas y las corrientes oceánicas, según los resultados de estas últimas investigaciones.

    
     Nota: Las teorías que por primera vez serán divulgadas en este ensayo, surgieron de un innovador método “heurístico-epistemológico” que se caracteriza como: simplista, práctico, operativo, preciso y funcional.



INTRODUCCIÓN

     La fuerza de gravitación universal da origen al fenómeno de las mareas, según las teorías de Isaac Newton; así ha sido enseñado actualmente en toda la humanidad por los sistemas educativos globalizados, que aceptaron estas teorías como ciertas.

     El científico Isaac Newton, ideólogo de esta teoría, se imaginó que todos los cuerpos o planetas se halaban entre sí, “cada partícula de la materia del Universo atrae a otra partícula con una fuerza directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa [cita textual: teoría gravitatoria de Isaac Newton, fuente externa, diccionario de la NASA]” motivado por esta conclusión dedujo que el fenómeno de las mareas se originaba por las fuerzas de atracción que ejercían la Luna y el Sol sobre los mares de la Tierra. No obstante, cuando hacemos una exhaustiva investigación basándonos en la información que en las últimas décadas han sido confirmada como irrefutables conocimientos, entonces obtenemos resultados muy diferentes a los obtenidos por las vigentes teorías que tratan de explicar las mareas.

     Si las mareas se originaran por causa y efecto de fuerzas externas que atraen el planeta Tierra, nos tendríamos que imaginar a los océanos como si hubiera una fuerza que los succionara, abombando el globo terrestre mucho más en su ecuador, por estar ubicado en el plano ecuatorial, donde se orientan todos los planetas del Sistema Solar. Y las mareas tuvieron que haber sido más altas en las costas del ecuador, debido a las fuerzas de las leyes gravitatorias universales, teorizada por Isaac Newton. (Las mareas más altas ocurren en las costas continentales ubicadas entre las latitudes 40º y 60º tanto del lado norte como del lado sur terrestre, no en el ecuador). Las explicaciones que involucran a la fuerza centrífuga para tratar de convencer, de por qué las mareas más altas no ocurren en las costas del ecuador intertropical, no es convincente).






MÉTODO

      Todo descubrimiento científico surge del resultado real de la observación y/o investigación, y los resultados finales obtenidos en esta investigación cumplieron con esos mismos principios; sólo que éste último no se dejo influenciar, completamente, por algunas dudosas teorías establecidas globalmente como ciertas.

     En las ultimas décadas se han dado muchas investigaciones y descubrimientos que nos han permitido la observación y a su vez la identificación real de muchos factores y efectos que siglos atrás eran calificados como fenómenos. Cualquier investigador que no se deje influenciar, por todos los tradicionales principios de las ciencias, éste debería tener ventaja sobre los trabajos científicos desarrollados en siglos anteriores, ya que contamos con más y mejores evidencias comprobadas. Por ejemplo: —Si  el respetable y honorable Isaac Newton, se le hubiera facilitado la información sobre como se comportaban las mareas en todas las costas del mundo (como actualmente está al alcance para el común de los investigadores, con tan sólo consultar las web de las tablas de mareas de cualquier país del mundo), tal vez, hubiera precisado su teoría sobre los orígenes de las mareas.

     —Si Newton, hubiese tenido la información del experimento de los reflectores dejados por la “NASA” en la Luna, (experimento que permitió comprobar que la Luna contrariamente se está separando de la Tierra) quizás, hubiera descartado su teoría de que los astros se halan entre sí, “proporcionalmente según el volumen de sus masas”.

     —Si a Newton, se le hubiese facilitado la información: que las colas de los cometas cuando se acercan al Sol son expulsadas en la dirección contraria a la de su centro gravitacional solar; tal vez, hubiese formulado una hipótesis teorizando que las mareas solares, tienen sus orígenes, en parte, por fenómenos interplanetarios parecidos.

     —Si Newton, hubiese contado con los medios y la facilidad para investigar y comprobar que los mares de la Tierra experimentan al mismo tiempo dos mareas altas y dos mareas bajas en zonas opuestas del planeta y en ambos hemisferios alineados meridionalmente; entonces hubiera entendido que los mares ecuatoriales intertropicales de la Tierra, en el mismo momento, son aprisionados en zonas opuestas de sus superficies.

     —Si a Newton, se le hubiera facilitado la información de como las masas de aire y los mares ubicados en el ecuador terrestres se quedan rezagados ante el movimiento de rotación de la Tierra (los vientos y las onda de las mareas ecuatoriales se orientan hacia el oeste y la Tierra gira hacia el este); tal vez, entonces hubiera tomado en cuenta estos resultados para fortalecer su teoría sobre el origen de las mareas.

     En sus tiempos, Newton era el astrónomo más influyente, pero aún así creo que desconocía que la mayor densidad de masa y energía de las órbitas planetarias, se orientan en el plano ecuatorial del Sistema Solar, de saberlo quizás, pudo haber formulado una hipótesis que teorizara que las superficies de los planetas y sus astros se encontraban aprisionados en su plano ecuatorial, más que en los polos y zonas intertropicales.

     Quiero decir con todo esto, que si el respetable y honorable científico y filósofo Isaac Newton, se le hubieran facilitado todos estos últimos conocimientos; tal vez hubiese logrado descifrar de manera blindada los verdaderos orígenes de las mareas; por tanto, no hay que extrañarse si algún investigador contemporáneo, propone una teoría sobre los orígenes de las mareas que reemplace la ya cansada teoría del respetable y honorable científico Isaac Newton.



INVESTIGACIÓN Y RESULTADOS

     Para facilitar el entendimiento de las mareas con todos sus detalles a partir de estas nuevas investigaciones, es necesario entender, otros teóricos efectos astrofísicos y terrestres:

—Estudiar la Tierra y la Luna como un sólo sistema binario o macafi” (todas las palabras escritas en letra cursiva buscar en el glosario) que encierra a ambos astros, dentro de unos anillos externos que constantemente los mantiene muy aprisionados. Los anillos externos del macafi Tierraluna, adoptan una forma plana-ovalada y su mayor elipse coincide en la dirección que los cuerpos sólidos de la Tierra y la Luna se encuentran alineados. Ver dibujo: I. macafi Tierraluna. 

—Entender los fenomenos que orientan mayor concentración de iones e hidridios orbítales, en el plano ecuatorial de todos los macafis astros, para predisponerse racionalmente, de como y  por qué, los sistemas planetas-lunas se encuentran aprisionados en su plano ecuatorial.

—Imaginarse el macafi Tierraluna, relativamente, tan liviano como una molécula de gas, tanto que los hidridios orbítales del Sistema Solar (espacio interplanetario), ejercen presión contragravitatoria sobre el sistema Tierraluna, aprisionándolos por efecto de elevación contra la parte más externa de su órbita solar-terrestre. (Los hidridios orbítales e hidridios cola de cometa del sistema Tierraluna, tienen un diámetro decenas de veces mayor, que el radio ecuatorial de la superficie terrestre. Los hidridios cola de cometa se extienden mucho más allá de la órbita de la Luna en su fase de luna llena o cuando se posiciona del lado opuesto al Sol). Ver dibujo: II.


—Entender la cola de los hidridios de cometa, tan ligeras relativamente, que físicamente se pueden comparar con el efecto que orienta la llama del fuego hacia arriba y con el efecto que orienta la cola de los cometas en sentido opuesto del centro gravitatorio del Sol. Ver dibujo: II, dibujo: IV.

—Entender que la órbita solar-marciana funciona como una barrera de los iones, de los macafis diminutos, hidridios y materia que orbitan y forman parte de la órbita solar-terrestre, y comprender los efectos de arrastreiónicos. Los efectos de ascensión contragravitatorios terminan aprisionando mayor concentración de iones y materia en la parte más alta “relativamente”, de la órbita solar-terrestre.
               

Explicación aún más detallada de los factores, efectos astrofísicos y terrestres involucrados en las distintas formas, periodos y alturas de mareas       

     La Tierra y la Luna alineados como macafi conjunto, forman un sistema extremadamente plano-ovalado “la línea que une los dos puntos de mayor distancia o elipse se llama línea de los ápsides; y para una órbita elíptica corresponde al eje de mayor medida del ovalo [cita textual: diccionario astrología de la NASA]”. La estructura aplanada de todo el sistema Tierraluna, (incluyendo sus órbitas y anillos externos) no se percibe a simple vista. Ver dibujo. I: Macafi Tierraluna.

     Debido a la forma aplanada del macafi Tierraluna, los hidridios orbítales, la atmósfera, corteza terrestre y los mares, son aprisionados y aplastados con mayor fuerza en las superficies que se encuentre alineado con el plano geográfico de la zona intertropical.
   
     Los hidridios cola de cometa,  relativamente, elevan a la Tierra y la aprisionan contra la parte más externa de su órbita solar-terrestre y contra la parte más elevada de los anillos externos del macafi Tierraluna; y son estas estructuras y sus efectos los que dan origen a las mal llamadas mareas solares. Las estructuras y los efectos que aprisionan a la Tierra y a la Luna, dentro de sus anillos externos, dan origen a las mal llamadas mareas lunares. Cuando la Luna, la Tierra y el Sol se alinean, los efectos antes mencionados coinciden aprisionando los océanos de la Tierra en el ecuador intertropical, empujándolos así, hacia los hemisferios opuestos; dando como resultado las mareas más altas en las costas del planeta.

     Los hidridios cola de cometa, ejercen mayor fuerza contragravitatoria en luna nueva. Aunque no en todas las costas del planeta, las mareas más altas coinciden con luna llena o luna nueva; ni exactamente entre las doce de la media noche, ni entre las doce del medio día. Todas las mareas no ocurren exactamente en horas cuando la luna se encuentra en el cenit celeste, y esto se debe, al tiempo que tarda la velocidad de las mareas, desde las originarias mareas ecuatoriales hasta las costas donde ocurren las mareas más altas del mundo.
     Las mareas que se orientan tanto hacia el hemisferio norte como hacia al hemisferio sur, son originadas, por el empuje de los mares desde el ecuador intertropical, y estas ondas de mareas, se pueden retardan horas en llegar a las costas, dependiendo principalmente, de las distancias que allá desde el ecuador a las latitudes de tales costas.

     Las mareas que ocurren entre las líneas de igual latitud, como es el caso de las costas de Francia que coinciden paralelamente con las costas de Canadá (en el mismo momento, no en las mismas horas oficiales de estos países). Estas coincidencias se deben a que tanto las mareas de la Europa del atlántico como las mareas de la América del atlántico norte, son originadas cuando las aguas oceánicas ubicados entre África y América intertropical, son aprisionados por los efectos astrofísicos explicados anteriormente (estos aprisionamientos comprimen los mares desde el ecuador hasta las latitudes cercanas al trópico de capricornio y al trópico de cáncer, aunque es un aproximado porque depende también de la inclinación periódica de la Tierra).

Cuando comienzan las fases lunares, luna llena y luna nueva, los mares ecuatoriales intertropicales también comienzan a empujar y acumular mayor volúmenes de aguas oceánicas hacia las áreas cercanas a los polos, por lo que dependiendo de la ubicación y la inmensidad de tal océano, las mareas más altas pueden ocurrir desde el primer día hasta el quinto día de estas fases lunares, cuando ya se halla empujado un máximo volumen de aguas oceánicas, como así suceden en las costas de Alaska. En las costas de Alaska, las mareas más altas ocurren hasta cinco días después del primer día de luna llena o luna nueva. En cuarto menguante y cuarto creciente, es cuando comienzan las mareas de reversa, regresando así las aguas de los mares de los polos hacia la zona geográfica marina intertropical.

Cada ciclo de luna llena o luna nueva, tienden a empujar las aguas oceánicas desde el pacífico hacia las costas de la América del atlántico, donde prácticamente termina cada ciclo mareomotriz. Al terminar un ciclo de luna llena o luna nueva comienza otro ciclo, bien sea cuarto menguante o cuarto creciente, y es en estas dos fases lunares cuando comienzan a regresar y descomprimirse los mares desde las latitudes cercanas a los polos, hacia el ecuador intertropical y desde el atlántico en dirección este o hacia el pacífico.


¿Por qué ocurren mareas altas en costas opuestas del planeta?

     El lado ecuatorial de la Tierra que está alineado y de frente con la Luna (lado que ve la Luna en el cenit celeste) es aprisionado, desde el centro por los hidridios orbítales de ambos astros. Al mismo tiempo, pero del lado opuesto de donde vemos la Luna, la Tierra está siendo aprisionada por los anillos externos que encierran al macafi Tierraluna. Los hidridios orbítales que se comprimen entre la Tierra y la Luna, equilibran el espacio con las estructuras del lado opuesto que conforman el globo terrestre. Ver el señalamiento indicado con el número 2 y 3 en el dibujo: I.

     El macafi Tierraluna, se sitúa inclinado respecto al plano ecuatorial de las órbitas de hidridios del Sistema Solar, y la órbita solar de la que forma parte es comprimida y aprisionada con mayor fuerza en dos zonas y tiempos específicos. Estas zonas o pasos terrestres se ubican en las fechas del 21 de marzo en su ascenso (relativo) y por el otro lado de su media trayectoria entre el 23 de septiembre en su descenso (relativo). Cuando la Tierra, la Luna y el Sol se alinean entre éstas determinadas fechas y/o situación, la Tierra es mayormente aprisionada por los hidridios orbítales del plano ecuatorial del Sistema Solar. Es en esta situación y fechas que se dan las mareas más altas de todo el año y más cuando las mareas vivas o de resorte de luna llena y luna nueva, coinciden con los equinoccios de septiembre y marzo.

     Cuando la Luna se encuentra más cerca de la Tierra (perigeo) y cuando la Tierra se encuentra más cerca del Sol (perihelio) lo que sucede “relativamente” es como si en cada una de sus órbitas, la Tierra y la Luna ejercieran una presión de choque y una repulsión de rebote, por esto los mares son aprisionados un poco más, en promedio, en la ubicación de perihelio y perigeo.

     Entre los últimos días de diciembre y primeros de enero, la Tierra se encuentra más cercana al Sol, en esta ubicación los hidridios cola de cometa de la Tierra, sufren mayor fuerza de repulsión ejercida por los hidridios orbítales (el espacio) más densos y más cercanos al núcleo del Sol, (efecto parecido a la repulsión de la cola de los cometas cuando se acercan al Sol. Ver dibujo. II) por lo que la Tierra es aprisionada con mayor fuerza contra la parte más externa de su órbita solar-terrestre.

La situación denominada perigeo lunar es cambiante, pero el punto denominado perihelio coincide casi exactamente con el sentido de avance del Sistema Solar en su movimiento de traslación o en su trayectoria alrededor de la Via Lactea, coincidiendo estos ciclos galácticos con la ubicación y fecha terrestre, entre el cuatro y cinco de enero; y hasta estos factores y efectos estelares tienen su influencia respecto a los ciclos y diferentes altitudes de mareas.

     Los hidridios orbítales ecuatoriales del planeta Tierra, sufren el mayor aprisionamiento interplanetario y no sus polos; como resultado las cortezas continentales, los océanos, la atmósfera y órbitas de iones de la Tierra, experimentan un mayor aprisionamiento en el ecuador.

     Las mareas más altas no ocurren en las aguas oceánicas del ecuador intertropical, sino entre las costas ubicadas en la zona templada septentrional norte y en las costas de la zona templada meridional sur. Sin embargo, sí se forman algunas mareas ecuatoriales orientadas hacia el oeste o hacia donde son empujados los océanos ubicados en el ecuador intertropical, aunque éstas no están entre las más altas.

     Las ondas de las mareas ecuatoriales se orientan  hacia el oeste en el ecuador terrestre. La Tierra da giros levógiros sobre su propio eje y la onda de las mareas ecuatoriales se orientan hacia la dirección contraria o en giros dextrógiros hacia el oeste, esto se debe a que la Tierra da las vueltas sobre su propio eje a mayor velocidad de lo que la Luna da una vuelta alrededor de la Tierra, (en 27 días y 8 horas aproximadamente la Luna cumple este ciclo). Las zonas oceánicas que son  aprisionados entre la Tierra y la Luna, y por su otro lado, entre la Tierra y sus anillos externos, son empujados hacia la dirección contraria a los giros terrestres y esto responde el por qué las ondas de las mareas ecuatoriales recorre la Tierra en la dirección contraria a los giros de la Tierra.

     Las mareas ecuatoriales no ocurren directamente debajo del cenit  lunar (como son las mareas directas), ocurren mayormente en las costas que se encuentran diametralmente con las zonas costeras donde vemos la Luna rasante saliendo por el este, y éstas se denominan mareas opuestas. Ver dibujo: III. Por ejemplo: si la marea comienza en las costas ecuatoriales de África entonces se propaga hacia América. Esto explica por qué las olas macareo se adentra hacia el rió Amazonas y Orinoco de Venezuela, a excepción de algunas ondas de mareas ecuatoriales del pacífico, que debido a su inmensidad y profundidad se propagan en todas las direcciones incluyendo las que se propagan hacia el este, debido a que al dejar de ser comprimido y empujado hacia el oeste, el océano pacífico se descomprime retrocediendo hacia atrás o hacia el este, aunque estas mareas de reversa, son menos pronunciadas que aquellas que se propagan hacia el oeste.

    
     Los efectos mareomotrices que ocurren en los mares son muy parecidos a los atmosféricos, por lo que es muy coherente suponer que en el ecuador del océano pacífico tienen que ocurrir corrientes oceánicas circulando en giros cíclicos verticales, para descomprimir las aguas oceánicas que por efecto rezago tienden a quedarse atrás, parecidos a las corrientes de los vientos de chorros.


El efecto rezago en los mares también tiene su influencia en las formas y alturas de las mareas

     El efecto rezago es causado por los mismos fenómenos que originan los vientos alisios y corrientes de vientos de chorro. Los gases de la atmósfera y el agua de los océanos ecuatoriales, tienden a quedarse atrás o rezagados ante la rotación terrestre. Las fuerzas gravitatorias terrestres, no atraen los mares con la misma fuerza como atraen las superficies de las cortezas continentales y oceánicas (las placas ecuatoriales también se mueven en esa misma dirección, a unos pocos centímetros por año).

     Las mareas no son tan catastróficas gracias a que cada onda u oleaje termina su ciclo casi completamente en las costas de América del Océano Atlántico. La superficie de la corteza continental de América atraviesa de polo a polo todo el globo de la superficie terrestre. El continente americano funciona como una gran presa de esas grandes ondas de mareas que vienen siendo empujadas los factores que aprisionan al macafi Tierraluna. Cada ciclo diario de marea terrestre, es como si comenzará, en las zonas oceánicas ubicadas en el ecuador intertropical de la América del Pacífico y terminara el ciclo al dar casi su vuelta completa, donde chocan y se desvían, en las costas de la América del atlántico caribeño. (El natural comportamiento cíclico de estas mareas, responde, por qué el océano atlántico es más salado que el océano pacífico. En el pacífico llueve agua sin sal, evaporada del atlántico, mientras que las aguas oceánicas que son empujadas en forma de marea del pacífico hacia el atlántico sí están formuladas con sal y esto ha venido sucediendo por millones de años).

     Las ondas de las mareas no son tan pronunciadas, en las costas situadas entre la zona geográfica intertropical del planeta, porque tan igual a los efectos que originan los vientos alisios; también los mares se descomprimen, al desviar grandes flujos de aguas oceánicas hacia las latitudes terrestres de menor diámetro. (Los vientos alisios ecuatoriales se descomprimen, en giros levógiros los que se desvían hacia el hemisferio norte y en giros dextrógiros los que se desvían hacia el hemisferio sur).

     El diámetro terrestre es mayor en el ecuador, más que en las latitudes subtropicales y polares. Y parecido a las vientos alisios, los mares del ecuador terrestre se descomprimen desviándose en giros circulantes hacia las latitudes de menor diámetro, aunque estos giros en remolinos son observados solo en los centros de grandes áreas oceánicas, principalmente, del lado del hemisferio norte y del lado del hemisferio sur en el océano pacífico.

      Cuando una gran marea de reversa (me refiero a las mareas del ecuador que se regresan de los polos y de los trópicos hacia el ecuador intertropical), se encuentra con las olas negativas de los mares que han sido hundidos en las latitudes tropicales por los efectos antes mencionados; es en estos casos cuando ocurren las condiciones que originan las enigmáticas y enormes olas renegadas. Las altas presiones de los vientos alisios y las corrientes de vientos de chorros, también le hacen presión a los océanos, originando mareas de mediana altura. Las enormes presiones atmosféricas causadas por las grandes tormentas han originados enormes olas y mareas.

     El principal motor que mantiene en movimiento la circulación de las corrientes oceánicas, es el movimiento de rotación de la Tierra, sin restar la influencia de los factores y efectos que comprimen y descomprimen los grandes volúmenes de aguas oceánicas, desde el ecuador hacia las latitudes de menor diámetro. (Esta teoría heurística descarta completamente “el intercambio de las aguas frías del norte con las aguas calidas ecuatoriales” como el principal motor que mueve y mantiene la circulación de las corrientes oceánicas).

El factor embudo y el resultado de sus efectos, influyen para que ocurran las mareas más altas del planeta

     El factor embudo de mayor dimensión del planeta, es el gran embudo o recodo que se encuentra entre la América del norte y el continente europeo (recuerden que las costas de la América del atlántico funciona como una gran presa de cada ciclo global de marea). Gran parte de las aguas oceánicas del Atlántico sur, se logran descomprimir al ser empujadas hacia la gran circulación de la corriente oceánica cercana al polo sur, devolviéndose así hacia el este; pero las aguas oceánicas que son empujadas hacia el atlántico norte, no consiguen mayor vía para desviar y descomprimir esa gran porción del océano atlántico, en consecuencia, es en las costas del océano atlántico norte o en este gran recodo intercontinental, donde ocurren las mareas más altas del mundo.

      Otros casos son las ondas de mareas que se adentran en otros muchos recodos costeros del planeta entre tantos: la Bahía de Fundy (Canadá), Bahía de Saint-Michael (Francia), canal de Panamá, rió Amazonas y el Orinoco de Venezuela.

     Hay placas submarinas que se hunden más que otras (hablando en tiempos geológicos, se puede decir que se hunden normalmente), cuando éstas son comprimidas por los efectos astrofísicos que originan las mareas; y son estos factores y sus resultados, los detonantes de muchas de las mareas de maremotos o tsunamis. Cuando una gran placa submarina relativamente estable se hunde y por consiguiente después rebota volviendo a su lugar, entonces la succión de los océanos profundos y posteriormente el empuje al volver a su lugar original, es en estos casos, cuando suceden los maremotos o terremotos lamentables. (Esta teoría heurística tiene un buen soporte y es muy fácil de comprobar en un simulador oceánico).

     Las corrientes de  aire y algunas olas superficiales, en su mayoría son el resultado de las grandes presiones atmosféricas. Presiones atmosféricas que en muchos casos son originadas por los espacios ocupados por las nubes de las tormentas o por las corrientes de los vientos alisios y de chorros. Estas masas de nubes y/o aire ejercen mucha presión atmosférica hacia abajo al ubicarse por encima de los mares por donde éstas se desplazan.

     En la mayoría de los casos las mismas presiones atmosféricas que originan las olas son las mismas presiones que causan los vientos costeros. La fricción de los vientos no originan las olas en su totalidad, como erradamente se ha creído, lo que casualmente sucede, es que las presiones atmosféricas que originan estas características olas, son las mismas presiones atmosféricas causantes de los vientos costeros. Se observa muchas veces que los vientos costeros se orientan en direcciones distintas al oleaje de las olas; importante evidencia para descartar que las fricciones de los vientos con las aguas superficiales sean responsables completamente de las olas, las presiones externas que causan los vientos, sí originan olas.

      Nota: Las diferencias en las salinidades de los océanos, los intercambios de los océanos fríos del norte y del sur, con los océanos calidos del ecuador, la fricción de los vientos con las aguas oceánicas superficiales, todos estos factores y sus efectos tienen tan poca influencia en las mareas, olas y circulaciones de las corrientes oceánicas, que sus explicaciones fueron de poca importancia en este ensayo.


DISCUSIÓN:

     La siguiente cita contrasta enteramente con las explicaciones que venimos dando: “El motivo de la escasa amplitud de las mareas en la zona intertropical, se debe a que es la zona donde los efectos del movimiento de la rotación terrestre son mayores por la fuerza centrífuga generada por dicho movimiento. Debido a la fuerza centrífuga, el nivel del mar es mucho mayor en el ecuador que en las zonas templadas y sobre todo en las polares. Como resultado, la mayor altura de las aguas ecuatoriales por la fuerza centrífuga impide que las mareas sean claramente notorias ya que esa fuerza centrífuga se ejerce por igual en toda la circunferencia ecuatorial, mientras que las mareas sólo aumentan ese nivel donde se encuentra el paso de la Luna y el Sol, y es un aumento de nivel mucho menor… [Enciclopedia General del Mar. Ediciones Garriga. Madrid-Barcelona. 1958].

     La realidad de las existencias factoriales y sus resultados, comprueban que las placas tectónicas situadas en el ecuador se mueven levemente hacia el oeste, y que los vientos alisios y las corrientes oceánicas ecuatoriales se descomprimen orientándose hacia el oeste, haciendo círculos giratorios hacia las latitudes de menor diámetro, así logran descomprimirse, y esto prueba que las placas continentales, los mares y vientos no están influenciados por las fuerzas centrifugas; porque si así fuera, todas las estructuras ecuatoriales de la Tierra tendrían que orientarse hacia el este o en una misma dirección de rotación de la Tierra y no en la dirección contraria. Lo que si se evidencia, es que las placas tectónicas, los mares y vientos ecuatoriales se quedan rezagados ante el movimiento de rotación terrestre, principalmente las estructuras que se ubican en el ecuador intertropical.

     De igual manera las teorías convencionales globalizadas no han explicado, fehacientemente, las mareas que ocurren del lado opuesto terrestre, respecto al lado de la Tierra con vista a la Luna, ni porque en los grandes océanos se dan dos mareas en consonancia en la misma línea meridional, como así ocurren en el trópico de capricornio y el trópico de cáncer.
    Otra evidencia muy importante ya comprobada, es que los satélites naturales se separan de sus planetas, (los reflectores dejados en la Luna sirvieron para comprobar que la Luna se separa de la Tierra)  por lo que no podemos seguir repitiendo que hay una fuerza de atracción gravitacional mayor o los efectos contragravitatorios que verdaderamente distancian la Tierra de la Luna. Los hidridios orbítales ecuatoriales que se posicionan entre la Tierra y la Luna se encuentran constantemente aprisionados y en consecuencia haciendo fuerza para separar la Tierra de su macafi hijo “la Luna”.

     Y son muchos los factores involucrados que no concuerdan con los fundamentos teóricos astronómicos y oceanográficos, aceptados actualmente como las causas fundamentales que originan las mareas. (El análisis de las secuencias lógicas que pusimos en práctica en este ensayo, tuvo sus propios métodos para auto investigarse, y por consiguiente para aseverar o refutar sus propias ideas-teorías, por lo que las probabilidades de equivocación fueron relativamente remotas).

                        
                       



1)        Situación donde se comprimen con mayor fuerza los hidridios orbítales de la Tierra, con los de la Luna. Estas fuerzas acumuladas (señalada con los números 2 y 3) comprimen al mismo tiempo el otro lado de la Tierra contra la órbita de los anillos externos que encierran la Tierra y la Luna.
2)         Situación donde se comprimen los hidridios orbítales de la Tierra y la Luna con los anillos externos; como resultado los mares ecuatoriales de la Tierra, al mismo tiempo también sufren aprisionamientos en el lado opuesto con vista a la Luna.
3)        Anillos externos que aprisionan la Tierra y la Luna. En la situación y alineación de los ápsides, donde estos anillos externos son mayormente estirados, debido al mayor espacio ocupado en la dirección cuando la Tierra y la Luna se alinean.
4)        Órbitas de los hidridios ecuatoriales de la Tierra.
5)        Órbitas de los hidridios ecuatoriales de la Luna.
6)        Cinturones de Van Allen y situación donde se ubican los hidridios cola de cometa, hidridios orbítales e iones libres, y como resultado, donde se comprimen con más fuerza en luna llena o en la ubicación del lado opuesto al Sol.




1)    El Sol.
2)    La Tierra.
3)    Órbita de hidridios solar-terrestre, donde la Tierra cumple su recorrido alrededor del Sol.
4)    Hidridios cola de cometa, expulsado hacia el lado opuesto del centro gravitacional solar. Como resultado el planeta Tierra o todo el macafi Tierraluna es aprisionado contra la parte más externa de su órbita solar-terrestre. Este es el fenómeno causante de las mareas solares.
5)     Se observa como la cola de los cometas se orientan en sentido contrario al centro gravitacional solar, para así hacer la comparación de como los hidridios cola de cometa de la Tierra se orientan igual o parecido.



 
Representación de los aprisionamientos entre la Tierra y la Luna y como resultado  sobre las áreas oceánicas ecuatoriales. Ilustración representativa del océano pacífico.

1) La Luna. 
2) Orientación del movimiento de rotación de la Tierra.
3) La flecha en rojo claro indica, que relativamente la Luna gira en esa dirección, debido a que la Tierra da un giro completo en 24 horas y la luna en 27 días (aproximadamente) por lo que la Luna se queda rezagada ante la rotación de la Tierra. En cuanto a los efectos de las mareas, la Luna gira alrededor de la Tierra hacia el oeste. (La Luna gira alrededor de la Tierra en la misma dirección de su rotación o en giros levógiros; pero en cuanto a los efectos de las mareas, la Luna hace giros dextrógiros).
4) Los hidridios que se comprimen entre la Tierra y la Luna, por transferencia también aprisionan los mares, originando las primeras ondas de mareas. Las originarias ondas ecuatoriales comienzan en el ecuador, pero a medida que se desplaza hacia el este, estas mismas ondas de mareas se desvían hacia los hemisferios del polo norte y polo sur, por lo que terminan siendo más altas entre estas últimas latitudes debido a que las aguas oceánicas ecuatoriales se quedan rezagadas ante la rotación de la Tierra. También, que los mares se descomprimen con más facilidad hacia las latitudes terrestres de menor diámetro.
5) En esta franja azul oscuro claramente se puede representar: que cercano a los polos es más ancha la franja, para así hacer la comparación que al final, las mareas son más altas en las latitudes cercanas a los polos.
6) Esta flecha indica la orientación hacia el oeste de las mareas ecuatoriales.  
7) Las flechas azules indican la orientación de las mareas polares.
8) Las flechas rojas indican la orientación hacia el este de las mareas de reversa ecuatoriales del pacífico, éstas son menos aceleradas y pronunciadas que aquellas que se orientan hacia el oeste y son más notables en este océano. Cuando esta gran área oceánica deja de ser aprisionada y empujada hacia el oeste, posteriormente se dan las mareas de reversa que descomprimen los mares hacia atrás o hacia el este.
     4)        Órbitas de los hidridios ecuatoriales de la Tierra.
5)        Órbitas de los hidridios ecuatoriales de la Luna.
6)        Cinturones de Van Allen y situación donde se ubican los hidridios cola de cometa, hidridios orbítales e iones libres, y como resultado, donde se comprimen con más fuerza en luna llena o en la ubicación del lado opuesto al Sol.



La Tierra.
2) El Sol.
3) Cinturones de Van Allen o iones libres no integrados completamente como hidridios uniformes, orientados en los giros y densidades que caracterizan los iones positivos.
4) Cinturones de Van Hallen o iones libres no integrados completamente como hidridios orbítales uniformes, orientados en giros y densidades que caracterizan a los iones negativos.
5) Plano ecuatorial del Sistema Solar.
6) Hidridios polares de muy baja densidad debido a la succión de los  arrastreiónicos que orientan y concentran mayores volúmenes de materia y energía en el plano ecuatorial de las órbitas terrestres.
7Hidridios Cola de Cometas, en esta ilustración se puede notar que por encima de los polos de las órbitas terrestres y la parte de la cola más lejana de la Tierra, es el área menos densa de toda la materia que compone sus estructuras. Su diámetro arropa la Luna.
      Los Hidridios Cola de Cometa es la misma estructura conocida como la magnetopausa, solo que desde este método heurístico-epistemológico se descarta  como ente magnético.


GLOSARIO

Macafis: Son todos los sistemas influenciados por los distintos factores y efectos causantes de las dos fuerzas fundamentales, como lo es: la gravedad nuclear y la  fuerza contragravitatoria. La capacidad de transmutar que tiene el carbono para formar la diversidad de moléculas orgánicas conocidas, se debe a su propia naturaleza que le permite desintegrarse fácilmente en moléculas (macafi) más densa y más ligeras. Las densidades y velocidad de reacción de sus hidridios espirituales (los hidridios espirituales, relativamente se pueden comparar con lo que fuera el ADN molecular). Esta idea se contrapone a  la teoría actual que dicta: “que la razón de la diversidad de las moléculas orgánicas se debe a los diferentes ordenamientos de aleaciones de sus átomos y moléculas”.

Macafi Tierraluna: La Tierra y la Luna forman un solo sistema que tiene aprisionados ambos astros dentro de unos anillos externos. Este sistema es plano-ovalado y su mayor ápside coincide en la situación en que la masa sólida de la Tierra y la Luna están en línea. El centro del macafi Tierraluna es el mismo centro gravitacional de la Tierra, solo que los anillos externos que aprisionan ambos cuerpos y obligan a racionar el espacio que comparten en común la masa sólida de la Tierra y la Luna.

Hidridios: Óleomateria integrada y muy estirada que conforma y ocupa el espacio de todos los sistemas macafis, desde un átomo hasta un sistema galáctico. Una de sus principales características es que sus estructuras integradas se comprimen y se orientan con un mayor radio en el plano ecuatorial del macafi o sistema del que forman parte. La materia de los hidridios es elástica y se estira progresivamente a medida que envejece el macafi del que forma parte. Los hidridios interestelares o intergalácticos.

Hidridios Ecuatoriales: En el ecuador es donde se concentran y se comprimen los hidridios orbítales de todos los sistemas macafis. Donde se orientan la mayor concentración de iones y materia girando alrededor de un sistema, será el ecuador de tal macafi. Las mareas se deben fundamentalmente a las enormes compresiones que sufre nuestro planeta Tierra o el macafi Tierraluna en su plano ecuatorial, debido a la concentración de hidridios ecuatoriales en el macafi Tierraluna.

Hidridios Cola de Cometa: Las características distintas de los hidridios Cola de Cometa, con respecto a los hidridios orbítales, es que son menos densos que los  hidridios orbítales que estructuran el mismo astro o sistema. Los hidridios cola de cometas menos densos se ubican en la parte más alta (relativamente). Y en el caso del Sistema Solar halan todas las estructuras más densas de la Tierra y la Luna en la dirección contraria a su núcleo gravitacional solar, orientándose horizontalmente en el plano ecuatorial de nuestro planeta. Los hidridios Cola de Cometa del planeta Tierra es la misma estructura conocida convencionalmente como la magnetopausa, solo que desde este trabajo se descarta que sea magnética.

Arrastreiónico: Son los efectos que hacen girar la parte más externa de las tantas órbitas de todos los macafis, orientando los iones y otras formas de materia en el plano ecuatorial de la trayectoria donde estos se concentran. Los efectos arrastreiónicos también proporcionan fuerza contragravitatoria y sus reacciones han sido, tal vez, mal teorizadas, responsabilizando de sus efectos a la fuerza centrífuga. Los arrastreiónicos físicamente alcanzan velocidad de escape; solo que no pueden escapar, ya que terminan integrándose como una sola estructura, aunque influyen otros efectos como las leyes que imposibilitan el vacío absoluto. La aceleración constante de los arrastreiónicos es de escape, razón por la se orientan en el plano ecuatorial donde puedan lograr mayor aceleración. En los átomos, los efectos de arrastreiónicos, relativamente, es lo que se ha teorizado como los electrones, aunque en otras reacciones, es a los hidridios que se liberan de los átomos los que se teorizan como los electrones y ondas electromagnéticas. Los efectos arrastreiónicos, es la fuerza que realmente hace girar el núcleo de los sistemas incluyendo nuestro planeta Tierra. Y no como muchos científicos lo han teorizado: “que son las reacciones nucleares que hacen girar las capas y órbitas externas”.

Fuerza Contragravitatoria: La corrientes de arrastreiónicos succionan la materia nuclear con gran fuerza y son estos efectos los que originan las fuerzas contragravitatorias al succionar hacia las órbitas más externas a los macafis diminutos menos densos, iones y materia de los hidridios que conforman estructuralmente parte del espacio de un determinado macafi. Los iones que forman parte de estos anillos externos alcanzan fuerzas y velocidades de escape, solo que no pueden liberarse debido a la ley que no permite el vacío absoluto, aunando que parte de estos terminan integrándose como una solo ente. Los iones y toda la materia que conforman los anillos de arrastreiónicos se orientan en la circunferencia ecuatorial de las orbitas externas donde pueden lograr mayor velocidad, formando así, por acumulación y compresión los anillos externos, a los que me he referido. Debido a que los efectos de los arrastreiónicos que conforman los anillos externos de un determinado macafi ejercen mayor fuerza contragravitatoria en el plano ecuatorial, es la demostración por la que los sistemas relativamente viejos, según sus tiempos relativos, terminan adoptando una forma plana-ovalada. La acumulación de los arrastreiónicos interestelares, actualmente se conceptúan como nebulosas.

Anillos externos: Parte externa de cualquier macafi. Es el límite de todo sistema, tanto atómico como astronómico, en cierto modo, su estructura es relativa a las membranas celulares. Los factores y efectos que influyen en la formación de las estructuras densas de los “anillos externos” principalmente en los macafis astronómicos, se debe principalmente a la fuerza de los arrastreiónicos que se comprimen contra otros macafis o hidridios del macafi madre. A medida que un macafi aumenta de tamaño, le exige más espacio a los  hidridios orbítales del macafi madre, por lo que en los límites orbítales de un macafi hijo, es donde los efectos de los arrastreiónicos hacen contacto con los hidridios orbítales del macafi madre y donde se produce una gran fuerza de compresión.


BIBLIOGRAFIAS CITADAS

     Fueron muchos libros de ciencias y artículos científicos los que tuvimos que estudiar y reinvestigar para lograr descifrar el método heurística-epistemológico, puesto en práctica en este articulo. Este trabajo desafía la ciencia con la pura evidencia empírica funcional. No obstante, a este ensayo, vamos a citar las fuentes de mayor importancia en cuanto al aporte de información, más no de la imitación exacta de los conocimientos teóricos como se explica en las fuentes citadas.
 Nouveau Cours de Navigation des Glénans. Éditions du Seuil – Éditions Compás, 1972
Enciclopedia General del Mar. Ediciones Garriga. Madrid-Barcelona. 1958.
Diccionario astrología de la (NASA)  Spanish translation by Eng. Juan J. Guerrero 2004
Enciclopedia of the Solar System.p. 575-588, Academic Press. ISBN 0-12-226805-9. 
Serway, Raymond A.; Jewett, John W. (2004). 
Physics for Scientists and Engineers (6ª edición). Brooks/Cole. ISBN 0-534-40842-7. 
Sitio web de la (NASA) Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio.
Watson Janet (1975). Introduction to Geology.
Murphy, J.B.; Gutiérrez, G.; Nance, R.D.; Fernández, J.; Keppie, J.D.; Quesada, C.; Strachan, R.A. y Doatal, J. (2008): Rupturas de las placas tectónicas. Investigación.
Pagina web de la NOAA, Tides Currents, Tides Predictions.
Fuentes externas: Wikipedia y Encarta (teorías de Albert Einstein, Isaac Newton, Johannes Kleper y explicaciones sobre las mareas).